Cuando queremos participar en algún tipo de oposición siempre tenemos en cuenta que prepararnos será un proceso difícil y largo, por lo tanto, solemos mentalizarnos y entender que si queremos aprobar las oposiciones de hacienda tenemos que dar lo mejor de nosotros.

Aun así, si contamos con todas las ganas y la disposición del mundo, a veces no es suficiente, ya que también tenemos que utilizar estrategias y técnicas de estudio que sean efectivas para alcanzar nuestros objetivos.

De esta forma, mostraremos una lista de consejos para saber cómo aprobar las oposiciones de Hacienda y ganar una plaza para trabajar como funcionarios del Estado.

Estrategias de estudio para aprobar las oposiciones de Hacienda

1. Estructuremos un plan de estudio

Es indispensable que organicemos un plan de estudio donde podemos tener un horario y un calendario completo de las temáticas que tenemos que estudiar.

Igualmente, podemos establecer plazos fijos para evaluar cada uno.

Esto no solo nos ayudará a llevar un control de avances de nuestra preparación para la oposición, también nos ayudará a tener una mejor organización sí debemos cumplir con otras obligaciones, como asistir a la universidad o ir a trabajar.

Además, tener una lista de metas y objetivos nos ayudará a incrementar nuestro rendimiento sin excedernos o agobiarnos, es una excelente forma de orientación si queremos tener éxito en nuestras oposiciones.

Existen formas sencillas de organizar un calendario de estudio, podemos hacerlo de la siguiente manera:

  1. Dibujaremos una planilla a mano o en un ordenador, debe tener forma de cuadrícula, allí vamos a escribir el contenido y las horas que ocuparemos.
  2. Antes de establecer el horario de estudio debemos establecer las horas del día que tienen prioridad, por ejemplo, debemos empezar por nuestras horas de sueño, es decir qué horas vamos a dormir y a qué hora vamos a levantarnos. Otro horario que podemos incluir aquí es el del trabajo o la escuela.
  3. Luego determinaremos nuestros tiempos libres para desayunar, almorzar o cenar.
  4. Si vemos que estamos restando mucho tiempo del día podemos acortar algunas horas de cualquier otra actividad para dedicarlo al estudio.
  5. Finalmente, estableceremos un horario fijo para estudiar, es necesario que indiquemos la hora que vamos a empezar y la hora que vamos a terminar.

Dependiendo de la forma en la que avancemos y la dificultad del temario, podremos establecer objetivos semanales o mensuales para realizar exámenes de simulacro y ponernos una meta de puntos que necesitamos para aprobar.

Organizar un plan de estudios no es nada difícil, lo difícil es seguirlo al pie de la letra y ser constantes, por tanto, debemos estar motivados y muy preparados mentalmente para cumplir exactamente con nuestro horario de estudio.

2. Estudiemos en periodos de tiempo cortos

Ya que establecimos nuestro horario en un calendario de estudio, es necesario que entendamos que prepararnos para las oposiciones puede tomar muchos meses y con el paso del tiempo no vamos a tener el mismo rendimiento o motivación con el que empezamos.

Tal vez al principio se nos haga fácil ocupar tres, cuatro o cinco horas a estudiar sin fatigarnos, pero a medida que avancemos en la semana comenzaremos a notar cansancio y dificultad para retener lo leído.

Nuestro principal objetivo es que nuestras sesiones de estudio sean efectivas sin importar cuánto tiempo dediquemos, lo importante es que todo el conocimiento esté retenido en nuestra cabeza y entendamos cada parte del tema.

Así que en nuestro bloque de estudio en el calendario vamos a establecer 30 o 45 minutos de concentración en el estudio y luego 15 o 20 minutos de descanso.

Es importante que en estos periodos de descanso dediquemos nuestra atención a otra cosa, es decir, debemos levantarnos del escritorio, estirarnos un poco, hacer café, pasear al perro y cualquier otra cosa que no nos exija tanta concentración como las oposiciones.

De esta forma, cuando volvamos a retomar el temario nuestro cerebro habrá descansado un poco más y entenderemos más fácilmente lo que vamos a leer.

3. Hagamos lecturas más efectivas

La lectura es parte fundamental del estudio, especialmente cuando vamos a optar por unas oposiciones tan teóricas como lo son las oposiciones para Hacienda, por lo tanto, no solo basta con leer un par de párrafos indiferentemente, también debemos asegurarnos de que lo que estamos leyendo lo hemos retenido y entendido a la perfección, es decir, realizar lecturas efectivas.

Existen muchas técnicas para lograr esto que sin duda nos ayudarán a prepararnos mejor para las oposiciones, como las siguientes:

  • Leer el resumen antes del texto principal, esto nos permitirá tener una pequeña idea de lo que el texto principal quiere decir y saber si estamos preparados para entender esta lectura, es decir, si ya conocemos los conceptos de algunas palabras técnicas que pueden aparecer. De no ser así, podemos aplazar un poco la lectura para instruirnos más buscando por Internet o consultando un diccionario especializado.
  • Leer los apartados o los subtítulos que contiene el texto, de esta forma podremos generar una idea global de lo que vamos a leer, esto nos ayudará a tener una mayor comprensión.
  • Debemos tener una lectura selectiva, no podemos estancarnos en algún término que no entendamos o en una idea muy difícil de captar, debemos seguir leyendo y solo al final de texto anotaremos esa duda para responderla durante el resumen.
  • Prestemos especial atención a los esquemas o fotografías que puedan mostrarse en el temario, esto puede ayudarnos a memorizar.
  • Una vez que hayamos leído todo el texto, podemos seguir con el subrayado de ideas, resaltaremos solo esas palabras claves que nos pueden ayudar a recordar la importancia del tema.
  • Para finalizar, si no hemos entendido muy bien o quedamos con algunas dudas es necesario repetir la lectura, nunca debemos quedarnos sin entender el tema en concreto.

Cómo saber si nuestras técnicas de lectura han funcionado

Una forma efectiva de saber si nuestra lectura ha funcionado es tratar de explicarle el tema alguna persona ajena a nuestro estudio.

Si esa persona logra entender gran parte de lo que decimos quiere decir que nuestra lectura compresiva ha funcionado y que podemos continuar con los apuntes o avanzar al siguiente tema.

Es necesario que sepamos responder todas las preguntas que nos hace esta persona, seguramente estamos explicando algo sin entender la profundidad del mismo y solo nos daremos cuenta de esto si compartimos la información con alguien más.

Comprender todo esto nos puede ser de mucha ayuda, ya que las preguntas de los ejercicios pueden tener enfoques diferentes a lo que está reflejado en el temario.

4. Tomemos apuntes pertinentes

La mejor forma de tomar apuntes efectivamente es adaptarlos a nuestro propio lenguaje o a la manera en la que utilizamos las palabras, así entenderemos mejor la idea que queremos resaltar.

También es importante que tengamos un cuaderno destinado solo para eso y si es posible utilizar subrayadores que nos permitan organizar mejor los apuntes.

Al igual que en la lectura, aquí también podemos utilizar varias técnicas que nos ayuden a estudiar con nuestros apuntes de forma más efectiva.

  • El método 5R: Consiste en registrar, resumir, recitar, reflexionar y revisar. Es uno de los métodos más efectivos para estudiar, ya que con ellos podemos garantizar un proceso de comprensión de los apuntes, así al momento de hacer un repaso recordemos todo con claridad.
  • Método Cornell: Aquí debemos dividir la hoja del cuaderno en tres partes, dos columnas verticales y una horizontal inferior, las columnas verticales las vamos a emplear para anotar ideas y notas generales, la columna horizontal para hacer un resumen breve de todo el tema y de las ideas que entendimos. Lo ideal es que contemos con una sola hoja para cada tema, pero sin que se nos escape lo más importante.
  • Símbolos: Podemos emplear pequeños dibujos o incluso pegatinas de colores para indicar que un texto es importante, así como ideas, fórmulas, artículos o leyes que debemos recordar. De esta forma los apuntes también serán más dinámicos y fáciles de entender.

5. Hagamos esquemas

Los esquemas también nos pueden ayudar a tener una información de estudio más organizada, además, nos permite estructurar la información de forma jerárquica para entender cuáles son esas palabras claves con mayor relevancia que nos van a ayudar a recordar la idea principal de un tema.

Muchas veces también pueden servirnos como reemplazo del resumen escrito, ya que es más efectivo y podemos abarcar más temas a través de pequeñas ideas.

Es importante que sepamos cómo conectar estas ideas a través de otras palabras clave o símbolos que nos ayuden a reconocer la temática de inmediato.

Los mapas mentales también son un recurso de estudio más llamativo que puede poseer elementos gráficos e imágenes que en muchas ocasiones funcionan como material de apoyo.

Además, en ocasiones podemos aprender más rápido y retener la información más efectivamente de forma visual, por lo tanto, si contamos con una gran imaginación y habilidades para dibujar sería bueno añadirlos en nuestro mapa mental para hacer de nuestro estudio más dinámico y positivo.

Gracias a las nuevas tecnologías podemos contar con herramientas online que pueden ayudarnos a tener una plantilla de mapas mentales o esquemas al instante, solo debemos editarla con la información que queremos agregar, podremos hacerlo en pocos minutos para dedicar más tiempo a nuestro estudiosin dejar de lado la importancia de tener los apuntes organizados de una manera más óptima.

Podremos guardar todo en nuestro ordenador o en algún espacio en la nube.

Emplear estas herramientas tecnológicas para nuestro estudio es algo fundamental si queremos contar con los mejores recursos para prepararnos en nuestras oposiciones de Hacienda.

6. Evaluar lo que hemos aprendido

En el colegio, cuando terminamos un año escolar siempre pasamos por un proceso de evaluación, el cual determinará si estamos aptos para seguir avanzando a un nuevo grado, podemos utilizar este mismo método al estudiar para las oposiciones.

Cada vez que terminemos un bloque de un temario debemos planificar una evaluación o un examen simulacro, el cual podremos conseguir en Internet, para evaluar qué tan bien preparados estamos en esos temas.

Debemos plantearnos un objetivo con la calificación mínima que debemos conseguir, si logramos aprobar con éxito podemos incluso utilizar un sistema de premios para compensar todo el esfuerzo y el trabajo duro estamos realizando.

Una vez que estudiemos todo el temario es necesario que hagamos una prueba general como si estuviésemos presentando los ejercicios en las oposiciones, si fallamos o no aprobamos tenemos que dedicar más tiempo y esfuerzo en nuestro estudio y repasar todo efectivamente.

Estás evaluaciones también nos ayudarán a entender cómo son los exámenes y controlar los posibles nervios que tengamos en el momento.

Recordemos también que es importante contar con una gran motivación y técnicas que nos ayuden perseverar y mantener la constancia en nuestros estudios, imaginar que aprobamos las posiciones y que estamos accediendo a una plaza en Hacienda es una de las mejores motivaciones, podemos hacerlo todos los días para concentrarnos positivamente.